lunes, 7 de julio de 2014

LA CULTURA CIENTÍFICA

LA CULTURA CIENTÍFICA
Manuel Galán Amador



 Al asumir nuevos retos se hace necesario que tengamos una cultura científica que requiere, desde luego, la realización de un conjunto de acciones aplicados en varios  niveles , para hacer del proceso de formación en la aplicación de la metodología de la investigación una actividad productiva donde los estudiantes sean capaces de participar en la nueva estructura de explicar el sentido de los procesos metodológicos y desde sus propias vivencias, a partir del diálogo de saberes, en ambientes que logren encantar al estudiante hacia el acceso de los nuevos conocimientos es la forma más objetiva y científica posible. Por lo tanto el proceso enseñanza aprendizaje en la aplicación de la metodología de la investigación a un trabajo investigativo debe llevar al estudiante al “saber hacer”, “saber pensar”, “saber actuar” dentro de contextos diferentes. La orientación de la metodología científica a la investigación es fundamental el relacionar, el gestionar conocimientos vinculados a hechos de la actividad humana que interactúe para cumplir metas definidas por sus integrantes, basadas en nuevos conocimientos aplicando los pasos metodológicos de investigación, bajo lineamientos críticos, teóricos y filosóficos donde el ser interactúa con el conocimiento es importante tener en cuenta que cuando existe en el estudiante interés por aprender asumiendo una actitud reflexiva y crítica frente a los procesos de formación en metodología de la investigación ellos se convierten en agentes de cambio y transformadores de las prácticas de investigación. Por esta razón, se requiere de programas de actualización permanente que permitan la aplicación de nuevos métodos y técnicas que reivindiquen la formación en investigadores, promoviendo el desarrollo autónomo y propiciando ambientes de investigación científica para conocer y experimentar nuevas formas de conocimiento.

Gran parte de la generación de riqueza y crecimiento de una sociedad es explicada por las capacidades para crear conocimiento, generar investigación, apropiarse saberes y traducirlo en nuevas tecnologías que impulsen el mejoramiento de la productividad, el desarrollo social y la ciudadanía. Es importante  aplicar  las TIC para fomentar  e incentivar la cultura científica   para ir  cerrando  la brecha digital  para  favorecer el desarrollo humano,  la inclusión al conocimiento globalizado como estrategia para facilitar el desarrollo y la producción sistemática del conocimiento para favorecer la cultura en   la sociedad. Estos procesos han de formarse desde la educación  para  el desarrollo de vocaciones científicas y su importancia para  plantear  tres perspectivas: la ciencia- tecnología y la calidad de vida favoreciendo la cultura científica y  podrá estar  definida en concordancia con un Proyecto Institucional o de otras áreas de las disciplinas científicas de la educación,  para un proceso continuo de generación, adaptación y aplicación de conocimientos, desarrollado por la comunidad académica mediante apropiación de saberes científicos, tecnológicos y metodológicos, para contribuir al desarrollo de la sociedad en los campos de interés académicos de las instituciones.

 La ciencia, la investigación e innovación tecnológica    es el  resultado y pilar de la cultura científica por los impactos positivos en materia de incremento de la productividad, el dinamismo en el  crecimiento económico y en la generación de empleo, las oportunidades de generación y distribución de riqueza como el demostrado por varios países desarrollados. La integración de estas nuevas elementos, tiene que ver con la complementación de estrategias didácticas activas que faciliten el aprendizaje autónomo, colaborativo y el pensamiento crítico y creativo mediante el uso de las TIC, y, diseñar currículos colectivamente con base en la  ciencia, investigación e innovación  que promueven la calidad de los procesos y la permanencia de los resultados en el sistema social.


Es importante tener en cuenta que cuando existe en el estudiante interés por aprender asumiendo una actitud reflexiva y crítica frente a los procesos de formación en metodología de la investigación ellos se convierten en agentes de cambio y transformadores de las prácticas de  la  cultura científica. Por esta razón, se requiere de programas de actualización permanente que permitan la aplicación de nuevos métodos y técnicas que reivindiquen la formación en  la cultura , promoviendo el desarrollo autónomo y propiciando ambientes de investigación científica para conocer y experimentar nuevas formas de conocimiento para implementar la cultura  científica podemos  concluir que  para tener una cultura científica es necesario que la educación e investigación deben apalancar y reforzar sus nuevos roles y funciones mediante un planteamiento interdisciplinario y transdisciplinar , analizando y evaluando  problemas, situaciones para contribuir al desarrollo conjunto del sistema educativo y la cultura científica , mejorando sobre todo la formación del personal docente, la revisión y actualización de los planes de estudio y la promoción del saber a través de la investigación en los ámbitos de la ciencia, arte y humanidades difundiendo los resultados en revistas de carácter nacional e internacional. Esto da como consecuencia que los académicos no solo exploren las fronteras del conocimiento, sino que integren ideas, relacionen el pensamiento con la acción y se constituyan en una fuente de inspiración al servicio de la comunidad, para ayudar a construir una sociedad más equitativa e igualitaria, que sea respetuosa del bien común. Esto implica la necesidad de fortalecer y consolidar los tres objetivos principales de la educación. Investigación, Docencia y Servicio a la Sociedad.