miércoles, 8 de febrero de 2017

La importancia de la investigación en la educación del siglo XXI

Manuel Galán Amador

La investigación en la educación del siglo XXI permite cerrar esa brecha tradicional que existe actualmente y acercar a los estudiantes al ámbito digital, favoreciendo con ello el desarrollo humano para la inclusión y la producción sistemática del conocimiento. Este valioso capital da pie a que las  Instituciones Educativas (IES), incursionen  en la apertura de procesos de  aprendizaje en el campo del nuevo conocimiento en la tecnología, que le permitan ampliar las esferas de sus proyectos para que sean más interdisciplinarios y así enriquecer los procesos que ya se vienen adelantando en el campo de las ciencias, logrando con esto  fortalecer y mejorar los resultados que se ofrecen no  sólo a la comunidad educativa sino a la sociedad en general, con aportes significativos en cada área de especialización educativa  enmarcados en referentes y componentes socio-económicos que serán posibles con la instauración del grupo de cultura y sociabilidad en los centros educativos que desde diferentes ámbitos y enfoques ayudará a  la consolidación de la educación en el campo social  y su extensión multidisciplinar del área educativa.

La investigación en la educación del siglo XXI


La aplicación de las TIC en los procesos de aprendizaje en la educación en su contexto aportara al desarrollo de los diversos sectores sociales. En el caso de los proyectos de educativos que emergen del campo de las ciencias dan como consecuencia generación nuevas formas de comprender los fenómenos del entorno, en el que como ciudadanos convivimos, generan procesos donde las competencias de los modelos educativos y se desarrollan con empoderamiento de la tecnología.

A futuro, una vez se fortalezcan los procesos y los medios tecnológicos, se pueden consolidar más los grupos de investigación, generando programas virtuales, para perfeccionar los procesos administrativos y financieros de apoyo a las Instituciones Educativas, generando nuevos procesos relacionados.

 La educación y la tecnología podrán estar definidas en concordancia con un Proyecto Institucional o de otras áreas de las disciplinas científicas como un proceso continuo de generación, adaptación y aplicación de conocimientos, desarrollado por la comunidad académica mediante apropiación de saberes científicos, tecnológicos y metodológicos, para contribuir al desarrollo de la sociedad en los campos de interés académicos de las instituciones.


La educación y la aplicación del conocimiento dan capacidad para ofrecer soluciones alternativas a los problemas del entorno local, regional y nacional. Una mejor comprensión de la Ciencia, Tecnología, la Investigación y la Educación se constituye una condición esencial para lograr un posicionamiento competitivo.  Con el desarrollo de la Investigación, se pretende alimentar la construcción de una cultura educativa, investigativa y tecnológica, como recurso de formación que favorezca el desarrollo del espíritu crítico de las ciencias.

Los resultados de la ciencia, la tecnología, educación e investigación son el pilar de la modernización tecnológica por los impactos positivos en materia de incremento de la productividad, el dinamismo en el crecimiento económico y en la generación de empleo, las oportunidades de generación y distribución de riqueza como el demostrado por varios países desarrollados. La integración de estas nuevas herramientas tecnológicas a la investigación y educación, tiene que ver con la complementación de estrategias didácticas activas que faciliten el aprendizaje autónomo, colaborativo y el pensamiento crítico y creativo mediante el uso de las TIC, y, diseñar currículos colectivamente con base en la investigación que promueven la calidad de los procesos y la permanencia de los resultados en el sistema.