miércoles, 17 de diciembre de 2014

LA APLICACIÓN DEL CURRICULO EN LA EDUCACION VIRTUAL

LA APLICACIÓN DEL CURRÍCULO EN LA EDUCACIÓN VIRTUAL

Manuel Galan Amador

En la Universidad el Currículo  es un plan organizado que contempla los programas académicos, los estudios de formación complementaria, los recursos, las relaciones de los Docentes desde las mediaciones pedagógicas con los Estudiantes en los diferentes escenarios educativos, la planificación de la enseñanza, las experiencias de aprendizaje y los procesos de evaluación de acuerdo con el trabajo académico del estudiante, orientado al logro de los objetivos de la educación, mediante la investigación educativa, y la reflexión permanente y rigurosa para su evolución continua.
El currículo debe ser capaz de organizar y de traducir las posibilidades y las experiencias que se viven desde y en el aula Virtual, para que se vuelvan experiencias formativas. Desde una perspectiva crítica y social se concibe el currículo como una mediación cultural que proporciona contenidos y valores. De ahí, que se conciba como un proceso de articulación y proyección que adquiere forma y significado en las actividades prácticas que se realizan en el programa. Es decir, el currículo se encarga de materializar y poner en acción el proyecto educativo, haciendo posible las intencionalidades de éste, a través de procesos de formación y transformación de personas.

El currículo dela universidad  contextualiza y concreta la realidad educativa (diagnóstico) y hace posible la aplicación de los principios y lineamientos del PEI, a través de constantes y variables, tales como: tiempo, espacio, relaciones pedagógicas, ambientes educativos, contenidos, temáticas, problemas, metodologías, medios, mediaciones, procesos administrativos y evaluativos.

El currículo se caracteriza por la flexibilidad, la interdisciplinariedad, el desarrollo de competencias y los créditos académicos como factor de medición del trabajo académico del estudiante.

La Flexibilidad curricular entendida como un proceso de apertura y redimensionamiento de la interacción entre las diversas formas de conocimiento, la adecuación permanente de los nuevos conocimientos a los procesos de formación, fomentando la capacidad de decisión del estudiante sobre la selección y combinación de contenidos, proyectos, secuencias y ritmos de formación.

En un modelo pedagógico integrado la pedagogía es participativa, sustentada en una conjunción de teorías cognitivas de aprendizaje auto-regulado que genera procesos de autonomía en los estudiantes, dentro de diferentes escenarios de enseñanza y aprendizajes propios de la institución escolar abierta a la participación e integración con la comunidad y sus problemáticas. Esto lo aprovecha el docente, durante los encuentros con los estudiantes, para mediar el desarrollo de un texto (o contenido) con nuevo sentido, con nuevos y diferentes significados dentro de nuevos contextos (o realidades). En este escenario el estudiante decide la manera de apropiarse del conocimiento (contenido con sentido) y a su vez se organiza con otros estudiantes en colectivos formales de estudio para el desarrollo de procesos conscientes de aprendizaje autónomo, haciendo uso efectivo del tiempo del trabajo académico independiente. De esta manera las relaciones entre estudiantes y docentes se flexibilizan puesto que el estudiante al asumir conscientemente la responsabilidad de su propio aprendizaje establece sus propias reglas para regular sus aprendizajes.

La educación virtual y el currículo, como núcleo central del modelo pedagógico, dinamiza y operacionaliza las funciones e interacciones entre los actores del modelo, mediante la construcción y desarrollo de recursos y programas dinámicos, participativos y flexibles. Asume la educación virtual como una estrategia educativa que se lleva a cabo a distancia, según un modelo de adquisición de competencias, conocimientos, habilidades y destrezas, en función de unos objetivos educacionales, mediante la incorporación de las tecnologías de la información y de la comunicación a través de Internet.

Este enfoque de educación posibilita una interacción entre los actores del proceso educativo más allá de limitaciones de tiempo y espacio, permitiendo el aprendizaje auto-regulado y ofreciendo escenarios para el trabajo colaborativo, cooperativo y la reflexión conjunta sobre temáticas de interés que involucren la participación activa de estudiantes, profesores y tutores.
Esta es una propuesta pedagógica y tecnológica de educación, fundamentada en el aprendizaje autónomo, que utiliza Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) involucradas como ámbitos de interrelación social y de encuentro educativo, con un modelo pedagógico integrador, que estimula el trabajo individual y la autodisciplina, a través de procesos de construcción de pensamiento crítico, analítico, reflexivo, flexible y con fundamentación científica. Estimula y facilita permanentemente al Estudiante el aprendizaje auto-regulado, a través de métodos que permiten el acceso al conocimiento de manera autónoma, abierta y flexible.

En coherencia con lo anterior se flexibilizan los procesos de selección y organización del conocimiento para favorecer la investigación aplicada a los temas y a los problemas relevantes de la comunidad, que pueden ser abordados para su solución desde diversas miradas y campos del conocimiento (interdisciplinariedad). Dicho de otra manera se establece entre el modelo curricular y el modelo pedagógico una interacción e integración dinámica y permanente de retroalimentación, donde los agentes fundamentales del proceso son los docentes, los estudiantes y los miembros de la comunidad que se involucran en el trabajo escolar.